Hoy toca post de ombliguismo. Como dije al principio, he tenido un año que ha sido bastante movidito. Un año de muchos cambios, de muchos comienzos y de mucha introspección. Un año de autocuración, también.

Hoy me gustaría hacer un poco de reflexión de lo que ha sido este año. Nunca antes había hecho propósitos de año nuevo. Siempre he pensado que era algo un poco estúpido. Los propósitos los deberías llevar a cabo en cualquier momento, si consigues encontrar la motivación necesaria.

Pero bueno, como me coincidió que el cambio de aires me empezó con el año, pues era un momento como cualquier otro, así que me propuse conseguir cinco cosas a lo largo del año.

Y estos han sido los resultados:

Propósito 1: Adelgazar hasta los 68kg

El típico y tópico. Se supone que ese es el límite superior de mi peso ideal, aunque ojalá fuera tan sencillo como eso. En mi caso consistía en perder entre 10 y 12 kg a lo largo del año. No parece demasiado difícil, ¿no?

Para conseguirlo, me fui a ver a una dietista. Fui con muchas reservas porque no me gustan las dietas "mágicas". Si tenía que perder peso, tenía que ser de una forma gradual y sana y no importaba cuando llegara al objetivo. Durante el proceso aprendí muchas cosas sobre mi cuerpo y sobre hábitos de alimentación saludables.

Dieta sana y equilibrada

¿He conseguido adelagazar?

No. De hecho, para mi vergüenza que admitir que todo lo que había conseguido para Junio (6.5kg) lo he perdido y estoy casi como al principio.

Pero... En realidad sí he tenido algunos éxitos: he cambiado mis hábitos alimenticios. Como mucha menos comida basura, no bebo refrescos ni azucarados a penas. Como más fruta y ensaladas, aunque este último apartado tengo que trabajarlo más.

El principal escollo que he tenido es el tiempo. La dieta me hacía cocinar mucho, tanto para la comida del día siguiente como para la cena del mismo día. Cada día gastaba dos horas/dos horas y pico para cocinar.

A esto hay que sumarle que al principio puedes perder peso solo regulando la comida, pero tarde o temprano tienes que empezar la segunda parte: ejercicio. He estado probando varias fórmulas: Gimnasio, salir a correr, ir en bicicleta al trabajo, hacer ejercicio en casa...

El problema es que el tiempo de cocinar + el tiempo de ejercicio = no me queda tiempo para nada más y tenía otras cosas que quería hacer. Cuando quieres hacer otras cosas, es fácil sacrificar el tiempo de hacer dieta.

La conclusión que saco de todo esto es que cuidarse es un esfuerzo, pero como todo puedes encontrar maneras de conseguirlo. No me rindo. Tengo ya un plan en mente para organizarme y conseguir el objetivo, pero se que no va a ser sencillo y voy a necesitar mucha fuerza de voluntad.

Propósito 2: Comprar un piso y mudarnos

Bueno, mudarnos no nos hemos mudado, pero si nos hemos metido en un piso de obra nueva que va a molar un huevo. No puedo comentar mucho aquí, la verdad, pero estoy contento. Si todo va como tiene que ir, entraremos a vivir allí en 2021, así que ya iré hablando de esto. ¡Doy este objetivo por cumplido!

Propósito 3: Ganar un torneo de L5R porque sé lo que me hago

Este propósito es un poco complicado de explicar. Ya introduje L5R el otro día un poco. Es un juego que me chifla porque es complejo y lleno de matices. Precisamente por eso es también un juego muy difícil de dominar.

Hasta el año pasado, siempre que jugaba, jugaba con una baraja diseñada por otros jugadores de nivel alto. El mazo era indudablemente bueno y de hecho gané un torneo de tienda (ocho jugadores). El problema era que realmente no sabía jugar bien. Tenía ciertos conceptos asimilados y eso hacía que cuando me salían las cartas bien, podía ganar partidas (gracias al nivel del mazo).

Pero al no jugar con una estrategia clara en mente, perdía a la larga más partidas de las que ganaba. De hecho, aunque gané ese torneo (en 2017) y no jugué mal, tampoco tengo la sensación de haberlo hecho por méritos propios. Gran parte de la victoria era de la baraja (y de una carta muy concreta) y una pequeña parte era mía. No me quedé con la sensación de ser buen jugador.

Mi propósito para este año era repetir hazaña pero entendiendo mejor el juego. Siguiendo una estrategia general. En definitiva, siendo mejor jugador.

¿Lo he conseguido?
De nuevo, no. Pero sí que he notado una mejora sustancial en mi forma de juego. Entiendo mucho mejor ciertos conceptos y soy capaz de entender la estrategia de los distintos mazos y qué mentalidad necesito llevar a la partidas y los torneos.

De momento lo que sí he conseguido es hacer una baraja propia y que funciona. Es una baraja basada en otra baraja, porque al final lo que funciona es lo que funciona y no voy a venir yo a cambiarlo, pero sí que la he personalizado para mi propia estrategia y la estoy aprendiendo y mejorando cada día, partida a partida.

Me queda mucho camino por recorrer aún (y ahora soy mas consciente de ello), pero tengo una visión más completa del juego. Lo entiendo mucho mejor y eso me motiva a seguir jugando y mejorando más. No sé cuanto tiempo me va a llevar, pero un día espero llegar por ejemplo a un top 32 de un torneo de 100 personas. En retrospectiva estoy muy contento con mis resultados en el juego este año aunque no haya logrado mi objetivo.

Propósito 4: Dibujar algo con tinta y color de lo que me sienta orgulloso

De adolescente solía dibujar bastante. No se me daba bien, pero tampoco era horrible y de hecho tengo algún dibujo del cual me siento bastante orgulloso. El problema es que no he dibujado nada serio en lustros.

La verdad es que de esto casi no he hecho nada hasta final de año. En octubre me apunté a una escuela de arte que tengo al lado del trabajo y ahí estoy, dibujando. De hecho el próximo día me tocará empezar a darle acuarela al dibujo que llevo dos meses haciendo, y finalmente entintaré, así que supongo que si todo sale bien, contará como objetivo cumplido, aunque este y el siguiente eran poco importantes...

Propósito 5: Desarrollar un juego en UE con C++

Este ni siquiera lo he empezado. La verdad es que no me motiva mucho porque desarrollar un juego en solitario es muy complicado. Necesitas artwork, necesitas modelos 2D o 3D, necesitas sonido, necesitas... muchas cosas. Sí, muchas cosas se pueden conseguir en ciertas páginas donde la gente ofrece modelos y cosas de forma gratuita y un primer videojuego no tiene que ser completo ni la hostia.

Tampoco tengo una visión clara de lo que quiero hacer, y con todo el resto de cosas de este año pues la verdad es que casi ni me he planteado el empezar siquiera.

Sin embargo, en el ámbito profesional sí que he desarrollado varias habilidades. He aprendido a trabajar con Symfony en profundidad (solo conocía algunas cosas). También he aprendido a trabajar con stack de Javascript (NodeJS, React, MongoDB). Y también he tocado herramientas de DevOps estilo Docker, Kubernetes, Ansible... Al final ha sido un año de aprendizaje tecnológico bastante profundo y no puedo describir lo mucho que me gusta.

Esto es especialmente importante, porque en todos los años anteriores trabajando en consultoría no había tenido tiempo ni energías de experimentar y aprender a usar todo esto. Otro día hablaré de lo bueno que es ampliar horizontes en software y no encasillarte en una o dos tecnologías.

Aunque obviamente este propósito no lo he cumplido, casi lo cuento como que sí porque al final la idea de fondo era aprender a hacer cosas nuevas y eso al final sí lo he conseguido.

Resumiendo

No he cumplido al 100% ninguno de los propósitos, pero eso es lo de menos. Al final lo que importa es que en todos ellos me he movido en la dirección correcta. He aprendido y he evolucionado y eso al final es lo más importante.

También he aprendido mucho sobre lo que significa la motivación.

Cuando escogí estos propósitos no lo hice al tuntún. Tengo una larga lista de cosas que "quiero hacer". Aprender a tocar el saxofón, comprarme una Harley, componer música, mejorar en tocar la guitarra, pasarme los juegos que tengo en Steam, aprender fotografía...

Lamentablemente el tiempo del que dispongo es limitado, y la verdad es que hay cosas que tampoco es que quiera hacerlas. Así que me centré en escoger aquellos que realmente en ese momento me apetecían o me parecían importantes. El que más me flaqueaba ha sido el quinto, pero bueno, por eso era el quinto y no el primero ;)

Así que después de esta retrospectiva, tocará en algún momento escribir el post "Shadowrunning Life 2020". Allí pondré mis objetivos para los siguientes meses y por qué me los planteo.